Open Challenge Triathlon

Prepara tu triathlon

6 efectos secundarios del entrenamiento duro

Siempre se habla de los beneficios, pero un entrenamiento intenso puede tener efectos secundarios que no esperas. Muchas veces se pueden confundir con los síntomas de problemas más graves, pero estas extrañas reacciones fisiológicas al ejercicio, generalmente no son motivo de alarma.

Generalmente, son señales de que has forzado tu cuerpo más de lo necesario, pero que desaparecen enseguida. Para que no los confundas, te desvelamos cuales son estos 6 extraños efectos secundarios que se pueden presentar después de cualquier entrenamiento duro:

6 efectos secundarios del entrenamiento duro

Tos persistente

Es cruzar la línea de meta y empezar a darte un picazón de garganta que no puedes parar. Culpan a la broncoconstricción, similar a lo que ocurre en las personas con asma, pero puede pasar a cualquiera. Esta broncoconstricción inducida por el ejercicio ocurre cuando te esfuerzas a un nivel mucho más difícil de lo que estás acostumbrado. Los pequeños músculos que recubren los pulmones reciben un espasmo.

Es más común cuando se corre cuando hace frío o el ambiente es seco, pues las vías respiratorias tienen que trabajar más duro para humidificar el aire que dirige hacia los pulmones, y esta deshidratación conduce a una irritación y tos.

Regusto metálico

Notas un regusto metálico a sangre en la parte posterior de la garganta. Son los glóbulos rojos. Es fácil que ante un sobreesfuerzo se los glóbulos rojos se salgan de los alveolos o de las células. Si es temporal, no hay de que preocuparse.

Nariz que moquea

Es muy molesto que la nariz empiece a moquear mientras corres, y suele empeorar con el frío. La rinitis inducida por el ejercicio es una queja común entre cualquier persona que hace ejercicios aeróbicos, sobre todo, cuando hay alérgenos como el polen, el polvo o el aire es seco, pues irritan los conductos nasales y es cuando sobreviene la producción de moco.

Si es mucha cantidad la que se segrega, acude a tu médico para que te recete un spray.

Necesidad de ir al baño

A veces, especialmente antes de una gran carrera, te entran unas ganas locas de ir al baño. Esto puede ser producido por el café o por una gran cantidad de alimentos azucarados. Para aliviar la situación, prueba con otros alimentos antes de la carrera hasta afinar lo que te sienta bien.

Picores persistentes

Te empiezan a picar los muslos y no sabes porqué. En algunos casos es piel seca o una reacción natural al calentamiento (los capilares y arterias rápidamente se ensanchan y estimulan los nervios cercanos). Pero para algunas personas, es una reacción alérgica real conocida como urticaria, inducida por el ejercicio, que puede causar comezón y enrojecimiento.

Desorientación y mareos

Después de una carrera no sabes donde has aparcado el coche, o quién lo ha conducido. Los mareos y la desorientación son algo normal después de un gran esfuerzo físico. Esto es debido a que has gastado todo el glucógeno y tu cerebro no tiene combustible del que tirar. Esto se soluciona rápidamente con un refrigerio.