Open Challenge Triathlon

Prepara tu triathlon

Consejos para correr todo el verano

El verano tiene el clima perfecto para salir a correr, apenas llueve, los caminos están secos y el sol brilla en el cielo. Las rutas por la naturaleza te descubrirán nuevos y hermosos paisajes que no conocías. No hay nada mejor que sentir el aire fresco en la cara cuando corres al aire libre.

Después del invierno en el que has pasado muchos meses sobre la cinta de correr, salir a correr por el asfalto supondrá un cambio importante en tu rendimiento. Al salir a la calle, te convertirás en un corredor más fuerte, ya que te ejercitarás sobre diferentes tipos de terrenos y superficies, fortaleciendo los músculos y los tendones.

Consejos para correr todo el verano

Pero cada cambio tiene un proceso de adaptación, y estos son nuestros consejos para que puedas adaptarte lo mejor posible a esta nueva superficie.

Empieza con una mezcla de carrera y caminata

Si únicamente te has entrenado en la cinta de correr del gimnasio, supondrá un gran cambio pasar al suelo duro del asfalto. Correr sobre las cintas es más sencillo, ya que la máquina proporciona movimiento de avance, y la superficie de pisada es mucho más blanda.

Hay que empezar despacio, con una carrera fácil que combine carrera y caminata. Si corrías 30 minutos en la cinta, en la calle corre 1 minuto y anda 1 minuto, durante los 30 minutos. La semana siguiente podrás aumentar la carrera en una proporción de 2 a 1 y adaptar el entrenamiento a tu ritmo.

Planifica la ruta

El planificar los caminos por donde vas a ir no sólo evitará que te pierdas, también evitará que te aburras. Puedes encontrar rutas muy interesantes en webs de corredores de tu localidad, o simplemente buscarte tus propios recorridos por zonas que te gusten.

Marca tu propio ritmo

Es importante que vayas a tu propio ritmo, parando cuando lo necesites. Puedes utilizar puntos de referencia, como bancos o farolas para dividir la ruta en zonas que puedas manejar. Se consciente de los imprevistos que se pueden presentar al aire libre, como por ejemplo el viento. Es mejor correr contra el viento al principio, para que a la vuelta, cuando estés más cansado, pueda darte impulso.

Ponte nuevos retos

Para no aburrirte, ponte nuevos objetivos. Modifica tu ruta para incluir pendientes y bajadas suaves. Correr cuesta arriba fortalece los cuadriceps y los glúteos, mientras que las cuestas abajo te enseñarán a frenar y a controlar la velocidad. Cambia de suelo, vete a correr por la arena de la playa, por tierra o por césped. Todos estos suelos son diferentes y acostumbran al pie a manejar todos los elementos.

Mantente bien hidratado

El verano también suele traer deshidratación. Las altas temperaturas, junto con la pérdida de líquidos por el sudor, puede contribuir a una pérdida de la hidratación, y los consecuentes problemas que acarrea. Llevar una ponchera con agua o bebida isotónica e ir bebiendo regularmente, cubrirá todas tus necesidades de agua.

Aquí tienes más consejos para correr en verano.